Las mejores estrategias y tácticas para construir hábitos

Lo que tiene en común la gente productiva y eficiente es que tienen hábitos.

Casi la mitad de lo que haces a diario son hábitos, en torno al 40% según demuestra este estudio. Por lo tanto, la cuestión es tener unas estrategias y unas tácticas adecuadas para que esos hábitos sean constantes, los cumplas y, en consecuencia, tengas unos niveles de productividad óptimos.

La única estrategia y táctica absoluta es la motivación y mucho esfuerzo, sin ellos no se podrá construir el hábito porque no existe una varita mágica. Partiendo de ahí, existen multitud de estrategias y tácticas que cada persona o experto en productividad te recomendará o lleva a la práctica, por eso vamos a mencionar los más populares entre la comunidad productiva.

Empezar poco a poco

Los hábitos no es cuestión de un telediario, tiene que ser algo progresivo y además hay que ser paciente para construirlos. De hecho hay una teoría clásica que encontrarás por todo Internet que el tiempo necesario para construir un hábito son 66 días.

Por otro lado, que esos hábitos estén en pequeñas partes y sean realistas, ya que si es un hábito muy grande puede resultar complicado de cumplir de primeras. Por ejemplo, si quieres hacer algo de gimnasia todos los días una hora, quizás es mejor empezar las primeras semanas con veinte minutos tres veces en semana. La ambición te puede perder y la modestia puede consolidar el hábito.

Tres claves para la formación de hábitos: rutinas, recompensas y recordatorios. Fuente: jamesclear.com
Tres claves para la formación de hábitos: rutinas, recompensas y recordatorios. Fuente: jamesclear.com

Tomar pequeñas decisiones cada día

Como dice Tania Sanz en Habitualmente.com, “ser constante al hacer una actividad no es una decisión aislada. Es el resultado de muchas decisiones sobre el tiempo”. Cada segundo diario en el que dudas o pospones repetir una tarea habitual puede supone una mala decisión a la hora de repetir ese hábito. De todas maneras, no dejes que esa mala decisión arruine todo, solo porque lo hagas una vez no significa que lo vayas a hacer dos veces.

Crear un espacio físico y temporal

Hacer el nuevo hábito a la misma hora en el mismo entorno con la periodicidad que quieras ayuda a incrementar las posibilidades de consolidar dicho hábito. Que se convierta de hábito a ritual.

Automatizar y delegar tareas

Ello te permite centrarte en hábitos más importantes que pueden crear más impacto en tu trabajo o tu vida personal. Por ejemplo, el fundador de Facebook Mark Zuckerberg lleva la misma camiseta todos los días, ha automatizado una tarea de muy baja prioridad para no tener que pensar qué vestir cada día. Y Steve Jobs utilizaba una estrategia para delegar tareas llamada Responsabilidad Directa Individual.

Recompensarte

Intentar disfrutar del hábito si lo estás cumpliendo, como si estuvieras escuchando música o jugando a tu juego favorito. Date premios o felicítate por estar siguiendo tu plan, como por ejemplo escribir notas de enhorabuena y colgarlas en alguna pared. Otra opción de sentirte bien es contárselo a alguien como dice Audrey Thomas de Organizedaudrey.com: “cuéntale a alguien tu nuevo hábito y dile cómo va tu progreso, incluso compárate con él/ella si está intentando llevar a cabo ese mismo hábito. Esta persona no debe juzgarte sino darte ánimo y apoyo.”

Controlar el progreso

Establece un periodo de tiempo razonable para revisar si estás realizando el hábito o no, y que ese proceso de revisión esté automatizado para que te ahorre tiempo. Por ejemplo, cada 90 días, un trimestre, analiza esos hábitos que te habías propuesto y los resultados. Utilizar una herramienta de gestión de proyectos y tareas también es de gran ayuda.

Crear reglas

Crea una lista de obstáculos y situaciones en las que sabes que ese hábito se puede quebrar, subráyalas y crea tácticas para poder saltar esos obstáculos. Es muy necesario conocerte con esta estrategia y sobre todo reconocer tus debilidades. Por ejemplo: no quiero consultar el teléfono móvil con tanta frecuencia mientras escribo un post del blog, por lo tanto desconecto las notificaciones y lo pongo boca abajo en la mesa.

Crear temáticas

Mike Vardy, creador de Productivityist.com, comenta que si quiere ponerse en forma, por ejemplo, denomina tal mes el “mes de ponerse en forma”. Ese mes por lo tanto tiene un proyecto/hábito específico que cumplir. Eso no significa que se dedique solamente ese mes a eso, hay muchas otras tareas que hacer, pero crear una temática en torno al mes con nombres, colores o etiquetas le da una imagen visual y mental diferente para poder cumplir el hábito.

Querer hacerlo

Y por último y quizá más importante: ¿quieres llevar a cabo ese hábito? De nada sirve salir a correr si no te gusta, los hábitos se hacen mejor si se disfrutan por el camino. Es cierto que pueden existir casos que el hábito es un deber y no un querer, por eso las estrategias expuestas arriba pueden ayudar a ese plus de motivación necesario.

¿Qué tácticas y estrategias tienes tú para crear hábitos? Cuéntalo abajo en comentarios. 

¿Quieres organizar tus tareas con la mejor app de gestión de tareas y de listas de cosas? ¡Todoist puede ayudarte en más de 10 plataformas! Empieza Ahora - Es Gratis o Saber más.



Icono de suscripción

¿Preparado para conseguir más, en menos tiempo y con menos estrés?

Conoce las mejores estrategias e ideas para trabajar de forma más inteligente.